domingo, 20 de noviembre de 2011

...


Me encuentro bajo una noche oscura, de esas noches que tantas veces he visto pasar, pero que aún así nunca logran aburrirme. Amo las noches como esta. Una suave brisa corre a mi alrededor, acariciándome, mientras observo las distantes luces de la ciudad. Es una noche tranquila. Me encantan estos momentos, en que estoy solo en compañía de mi misma, dedicándome a reflexionar, pensar, recordar… Oh, si, recordar… Siempre ha sido una de mis actividades favoritas. Es emocionante detenerme, y saber cuánto he cambiado, cuánto he crecido. Todo lo que he soñado, lo que he vivido, lo bueno y lo malo que he pasado, han formado a la persona que soy. He tenido una vida larga, y con muchas dificultades, que afortunadamente he sabido superar. No ha sido fácil, pero es parte de la vida. Y lo que me importa es, de alguna forma, vivir. Y a lo largo de los años he aprendido que para vivir realmente, hay que disfrutar al máximo cada gota de vida, tanto dulce como amarga...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada