jueves, 12 de enero de 2012

Vergangenheit ... Änderungen ... Entscheidungen ...

¿Cuántas veces hemos deseado volver atrás y cambiar algunas cosas? Al menos, personalmente, siempre lo he deseado.
Me encantaría tener la oportunidad de volver al pasado... Arreglar algunas cosas. Hacer lo que debí haber hecho. Lo que me hubiera gustado hacer. Quizás unos cambios en mi actitud... Quizás cambios en mis acciones... Quizás hacer lo que no hice... Las cosas serían muy distintas.
No habría alejado de mi a personas que tenían tanta importancia en mi vida. No habría rechazado oportunidades. No tendría miedo de perder lo que aún tengo aquí.
Muchas veces, me alejo de las personas, por miedo, dudas, o por estar preocupada de otros asuntos.
He dejado pasar a muchas personas, y ahora me arrepiento.
A veces, tengo miedo de querer. Y... ¿Por qué?... Por miedo a ser rechazada...
Pero... ¿Alguien alguna vez me ha rechazado?... No.
Creo que la persona que más me ha dañado soy yo misma.
Quizás no debería sentirme tan culpable por las cosas que salen, según yo, mal.
He cargado con demasiada responsabilidad. Una responsabilidad inexistente. Que, a pesar de no existir, me daña.
He pasado por esto mismo mil veces. Y creo haber escrito sobre esto más de una vez. Y siempre, llego a la conclusión de que nada "debió haber sido de tal forma". Sólo depende de cómo se observe.
Y... recordando frases que alguna vez alguien me dijo... "Nunca es tarde para comenzar a hacer bien las cosas".
Debería hacer algo. Llorar... sólo sirve para desahogarme "en el momento".
Aún estoy a tiempo de arreglar algunas cosas. No podré volver atrás, pero sí puedo dar lo mejor de mí ahora. Aprender de las experiencias pasadas.
Aún podría tener una oportunidad. La oportunidad de hacer lo que realmente quiero. Uno de mis mayores errores ha sido guardarme mis sentimientos. Y no quiero volver a caer en lo mismo.
Esta vez, haré bien las cosas...

Esto lo escribo pensando en todas las personas con las cuales pude haber sido mejor... Antiguos amigos, familia, y otras personas especiales.
Pero creo que, en esta ocasión, es por alguien que sé que leerá esto...
No es la persona que más he querido. Ni tampoco es la persona por quién más he llorado. Pero, en este momento, es quien me inspira a seguir.
No es algo de vida o muerte. Pero sí es algo que me importa. Porque es alguien a quien quise, y aún quiero. Y quizás, si hubiera aprovechado mejor el tiempo a mi favor, o si no hubiera dudado tanto, las cosas serían distintas.
Querido, escribiste un capítulo de mi vida. Escribiste cosas que las palabras no pueden expresar en su totalidad. Quizás no seas la persona que será más importante para mi... Pero esto lo escribo por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada